Nadie puede resistirse a un clásico

Y sino que se lo pregunten a este vikingo, una vez más podemos ver que la música no tiene fronteras, no entiende de edad, de raza ni de tiempo. Esto es ritmo y el resto tonterias 😉